Mi propio concentrador solar

Este es un sencillo horno de energía solar del tipo de concentración que puede generar temperaturas suficientemente altas como para fundir aluminio y otros metales. Siguiendo las instrucciones que se detallan más abajo se puede construir un horno solar del tamaño que se desee.

Consiste de pequeños espejos que se pegan en un extremo con silicona y luego se ajustan por medio de unos pernos para que los rayos del sol se dirijan hacia un solo punto o foco. Por tanto, el área total del concentrador es la suma de todos los espejos, lo que permite que se alcancen altas temperaturas.

MATERIALES
Necesitaremos: 36 pequeños espejos de 3 cm por 3 cm, una lámina o panel de madera venesta gruesa de 30 x 30 cm, pernos pequeños, pegamento de silicona.

CONSTRUCCION
1.Primero debemos tomar cada uno de los espejitos y los colocamos sobre el tablero para ver la disposición de estos. Luego debemos marcar y perforar en los lugares designados para los pernos. El símbolo en la parte inferior izquierda denota el lugar donde se pegará con silicona.

2. Como se observa en el dibujo, debemos colocar cada uno de los espejitos con una gota de silicona en uno de las esquinas, pero antes debemos colocar debajo un trozo de palito de mondadientes, luego sobre este dejamos caer la gota de silicona, esta gota nos servirá como bisagra para acomodar el espejo.

3. Cuanto más pequeños sean los espejos mayor será el calor que se obtenga en el foco. Para ajustar los espejos debemos tapar con papel o cinta aislante todos los espejos excepto uno que se encuentre cerca del centro. Este nos servirá de referencia para ajustar los otros. Tomamos el panel y lo sacamos a un lugar amplio y con sol, colocamos a unos 50 cm un objeto o un trozo de cartulina blanca que nos servirá de blanco de referencia. Ajustamos el espejo sin cubrir (por medio de los pernos) hasta que esté horizontal con respecto al panel. Movemos todo el panel hasta que la luz que se refleja del espejo llegue al blanco de referencia. Ahora destapamos otro de los espejos y ajustamos los tornillos hasta que la luz que refleja coincida con el reflejo del otro espejo en el blanco de referencia. Cubrimos este espejo recién ajustado y destapamos otro, repitiendo el procedimiento. Luego hacemos lo mismo con todos los demás espejos.

Cuando todos los espejos se han ajustado para que la luz que reflejan vaya a un solo punto, los destapamos y hacemos pequeños ajustes si es necesario.
Un panel de 6 por 6 espejos es bastante seguro para experimentar, pero recordemos que puede hacer que una bolsa negra gruesa puede derretirse en segundos. Luego podemos experimentar con paneles más grandes y un mayor número de espejos. Se puede intentar con un arreglo de 16 x 16 espejos o hasta más grande.

NOTA DE SEGURIDAD
Si se construye un panel grande, este debe estar cubierto cuando no se usa. Como el sol se mueve, el foco del panel puede causar un incendio. Además es recomendable usar gafas obscuras y guantes, pues las temperaturas que se obtienen pueden llegar a ser muy altas.