Viñedo que funciona con energía solar

Los aficionados a los vinos en busca de una bebida sustentable, pueden dejar de buscar, los viñedos J. Lohr, han completado el proyecto de seguidores solares más grande en la industria de los vinos.

El sistema, que ocupa 12,000 metros cuadrados y 756 paneles con seguidores solares, sigue al sol de este a oeste para optimizar la producción de energía solar.

El viñedo sacrificó todo ese terreno en donde cultivaban uvas Merlot para instalar el sistema, pero los ahorros que se tendrán con el sistema solar pagaran esa falta de uvas, a parte de ayudar al medio ambiente.

Adicionalmente a contribuir con el 75% de las necesidades energéticas del viñedo, el sistema fotovoltaico quitará del medio ambiente cerca de 30 mil toneladas de CO2 en 25 años. Eso es equivalente a dejar de conducir 97 millones de millas en un coche.

Los seguidores solares incrementan la eficiencia del sistema en un 15% comparado con los paneles solares que están fijos al suelo.