Características de las Energías Renovables

Lo primero que se debes saber sobre las energías renovables es que son la opción más limpia en favor del medio ambiente, ya que se encuentran en la naturaleza y son ilimitadas. Esto significa que cuando son consumidas pueden regenerarse. Su impacto es menor, no contaminan y siempre se podrá disponer de ellas. Además, gracias a la tecnología actual, es posible aumentar la eficacia de estos recursos.

Se trata de elementos que abundan naturalmente y que no producen los llamados “gases de efecto invernadero”, así como tampoco las emisiones de Dióxido de carbono (CO2), como si ocurre con las energías del tipo no renovable, como por ejemplo el petróleo, derivado de combustibles fósiles.

Si bien algunas energías renovables pueden ser intermitentes y dependen de las condiciones climáticas, siempre son más provechosas que las que no se renuevan. Si se utilizan de manera consciente y se almacena el excedente, las ventajas serán superiores. Contribuyen a depender menos de suministros externos, disminuyen el riesgo de falta de abastecimiento y favorecen la creación de nuevos empleos y desarrollo tecnológico.

Las energías renovables son:

-Hidráulica: se produce por la acumulación de agua en centrales hidroeléctricas, represas, embalses o pantanos de gran altura. El líquido pasa por turbinas hidráulicas y transmite su energía a un alternador, convirtiéndose en electricidad.
-Eólica: es la producida por el viento. Los molinos o aerogeneradores son los encargados de capturar las ráfagas de aire y transformarlos en energía eléctrica. En este grupo también se encuentra la energía marina, donde los parques eólicos se construyen en el mar.
-Solar: permite que los rayos, la luz y el calor del sol deriven en energía. Esta se puede utilizar para producir agua caliente, conectarse a la red eléctrica y ayudar en la calefacción del hogar. Se necesitan paneles para su conversión.
-Geotérmica: no es de las más conocidas, porque utiliza la energía que se almacena bajo la superficie de la tierra, es decir, en volcanes, géiseres, aguas termales y fumarolas.
-Mareomotriz: Similar a la eólica marina, pero valiéndose del movimiento de las mareas y las corrientes oceánicas.
Biomasa: se aprovecha la materia orgánica (vegetal y animal) o los residuos e incluye los desechos ganaderos, agrícolas y forestales. Se pueden obtener combustibles.