BMW Tiene Un Auto Ecológico…Completamente Ecológico

Los detractores de las energías renovables se cuentan por millones, y un lugar común pronunciado por todos ellos es el que se refiere a la producción de medios alternativos, por ejemplo en la producción de autos eléctricos afirman que aun cuando los autos disminuyan su emisión de CO2 todo el proceso para fabricarlos sigue dependiendo de los combustibles fósiles por lo que el uso de estos vehículos sí dejaría una huella de carbono después de todo. Y eso ha sido cierto; hasta ahora, porque BMW está produciendo su nuevo auto eléctrico, el i3 con un proceso completamente ecoamigable.

Eliminando toda huella de carbono

De entrada BMW está produciendo su modelo i3 en su planta en la ciudad de Leipzig que utiliza la energía eólica para trabajar, de manera que el i3 es un modelo completamente ecológico Además BMW ha anunciado que la planta de Leipzig habría reducido su consumo energético en un 50% y su consumo de agua en un 30% y, por otro lado, dispone de un sistema inteligente de ventilación con efecto de refrigeración que renueva el aire varias veces al día por lo que la planta no necesita ningún otro tipo de sistema de aire acondicionado adicional.

Un auto eléctrico que nació siendo ecoamigable

Si aún no conoces las innovaciones que se incluyen en el modelo i3 te comentamos que es un modelo en el que BMW utiliza un sistema llamado LifeDrive que está formado por dos elementos. Para comenzar se tiene el módulo Drive, construido en aluminio que incluye el motor, chasis, acumulador, componentes estructurales y de protección contra impactos. El segundo elemento es al que BMW nombro Life, construido de polímero reforzado con fibra de carbono que forma todo el interior del automóvil, el habitáculo.

Este sistema resulta lo suficientemente ecológico para concederle al i3 el título del auto comercial más ecoamigable debido a que, por un lado, reduce el tiempo de producción en un 50% y por el otro le resta hasta 300 kg de peso al auto en comparación con un auto convencional de igual tamaño lo que evidentemente aumenta su potencia, mejora su estabilidad y además alarga la vida útil de su batería.

Cierto es que los autos ecológicos todavía contribuyen a la huella de carbono, es decir, la cantidad de CO2 y gases de efecto invernadero que libera una persona en su vida cotidiana, pero también es cierto que la cantidad de CO2 que se libera directa o indirectamente con el uso de estos autos es mínima y no es equiparable a la enorme huella de carbono producto del uso de un auto convencional, alimentado por combustibles fósiles. Por eso es tan importante que así como las empresas desarrolladoras buscan maximizar los beneficios del uso de los autos ecológicos los gobiernos del mundo también adopten medidas para impulsar el uso de esta tecnología emergente. De lo contrario, si no trabajan en un solo sentido gobierno e iniciativa privada, el planeta va a terminar cobrándonos los abusos y el descuido cometidos en su contra y ya sabemos que el costo será demasiado alto; y el costo, al final, vamos a pagarlo todos.

bmwi3