La Energía Solar También Puede Alimentar A Los Gigantes

Hay construcciones monolíticas que consumen electricidad sin parar. Son los centros comerciales, oficinas, edificios públicos, etc. Estos inmensos edificios parecen monstruos insaciables, Se alimentan no sólo de la energía necesaria para disponer de luces, iluminación exterior y darle vida a los miles de aparatos eléctricos conectados en todos los locales de su enorme estómago de concreto. Sino además, también utilizan la energía para crear el clima artificial durante todo el año. Refrescando en verano y manteniendo cálido el lugar durante el invierno. Es por ello que un grupo de ingenieros de la Universidad Carlos III y de la Universidad Politécnica de Madrid se han dedicado en los últimos años a desarrollar un sistema híbrido de trigeneración que podría producir electricidad y además el frío y calor necesarios para crear el clima perfecto y tener contentos a todos los visitantes de estos colosos arquitectónicos.

¿Sistema híbrido de tri qué?

Este sistema híbrido de trigeneración energética fue diseñado pensando básicamente en las exigencias de un complejo de oficinas y se trata de un sistema híbrido de generación de energía debido a que aunque la electricidad es generada por métodos convencionales, la energía utilizada para el sistema de calefacción y ventilación es generada a través de paneles solares dispuestos en la estructura del edificio. Para crear este modelo se han tomado en cuenta los requerimientos energéticos de la estructura por un lado y por el otro los datos climatológicos mensuales, en particular los referentes a la temperatura y la irradiación solar.

Con base en ambos datos se obtuvo un coeficiente que es utilizado como herramienta de toma de decisión para ahorrar energía y poder operar la planta. Esta planta proporciona un total de 1,7 MW de electricidad, 1,3 MW de calefacción y 2 MW para la climatización. Está diseñada para ser implementada en un complejo de oficinas de 50,000 m2 y su red puede ser instalada de manera subterránea siguiendo las líneas de teléfono, de electricidad o bien cualquier otra línea subterránea que opere en el complejo.

Todo suena muy bien pero ¿por qué?

“La normativa obliga a colocar paneles solares en los edificios únicamente para atender la demanda de agua caliente sanitaria, pero en las oficinas apenas hay duchas ni cocinas, así que la idea es que parte de la demanda de calefacción en invierno y climatización –aire acondicionado– en verano se pueda atender con energía solar”, explica a Pedro A. Rodríguez, profesor de la UC3M y principal investigador del trabajo.

¿Y cuánto cuesta?

Es cierto que este sistema puede resultar costoso comparado con un sistema de generación de energía convencional. En palabras de la coautora del trabajo, su periodo de amortización aumenta hasta 14 años debido al costo de la inversión en la planta solar pero sus beneficios son también mayores, ya que por un lado reduce la emisión de CO2 hasta en 1760 toneladas al año. Justo en un momento en el que el planeta lo necesita, urgente y definitivamente.

trig