Kyocera, El Nuevo Rey De La Energía Solar En Japón

Para quienes somos fanáticos de la vanguardia tecnológica Japón siempre ha resultado un referente inevitable; solo ahí pueden desarrollarse proyectos tan únicos y colosales como el que estoy a punto de describir. Se trata de una planta solar única por su inmensidad pero además por ser la primera planta solar desarrollada por Kyocera, una empresa más dedicada al desarrollo de teléfonos móviles y cámaras fotográficas que a la industria de la energía.

Requisitos para convertir una planta solar en una novedad

La gran planta solar estará ubicada en Kagoshima, al sur de Japón; una ciudad que hasta hoy solo era conocida por su volcán Sakurajima, su té verde y sus plataformas para lanzamiento de cohetes. Pero que a partir de ahora ya puede ser incluida en el mapa de las ciudades con mayor producción de energía solar en el mundo.

La planta solar tiene el nombre de Nanatsujima Solar Power Plant y se encuentra ubicada en un terreno de 314 acres; un inmenso territorio dónde podría construirse la ciudad del vaticano completa tres veces, estará dotada de 290,000 paneles solares, va a generar 70 MW de electricidad y para que tengas una idea más precisa podrá proveer de energía a 22,000 hogares y por si eso fuera poco es una de las pocas plantas solares, quizá la única que tiene una visión panorámica de un volcán activo; el Sakurajima de 3,665 metros de altura.

Japón cambia el paradigma

La planta ha sido construida como respuesta al desastre ecológico que significó la falla de los sistemas de refrigeración de uno de los reactores en la central nuclear de Fukushima debido al tsunami que devastó a aquel país en el 2011. Después de aquel lamentable incidente Kyocera y otras seis compañías han construido esta planta y de esta manera se convertirán en proveedores de electricidad de la empresa local Kyushu Electric Power Co. Todo esto dentro de un programa del gobierno japonés que comenzó en el año 2012 que obliga a las instituciones a comprar el 100% de su electricidad solamente a plantas de energía renovable.

Un aliciente para el turismo verde

Pero Kyocera desea llevar su planta solar más allá ya que espera que la planta Nanatsujima se convierta en un atractivo más para turistas, estudiantes e investigadores de todo el mundo que actualmente ya pueden disfrutar de visitas especiales a instalaciones fotovoltaicas en aquel país como la Sanyo Solar Ark; una construcción fotovoltaica propiedad de la empresa Sanyo que le brinda a sus visitantes la posibilidad de acercarse a todo el proceso de recolección y generación de energía derivada de los rayos solares de una manera humana y amigable.

Que Japón, la que fuera segunda potencia a nivel mundial en las últimas décadas del siglo XX, decida mudar de la energía nuclear a las energías renovables es, sin duda, una gran noticia no solo porque están descartando a priori un nuevo desastre nuclear, sino además porque le están dando un respiro a un planeta que lo necesita urgente y contundentemente. Esperamos que decisiones similares sean replicadas por todo el mundo y que Japón siga siendo un referente inevitable para la industria; también para la industria energética.

kyo1