La energía solar es un auge en América Latina

Esta alternativa permite ahorrar alrededor del 60% en los hogares, tanto para calefaccionar como para usar agua caliente. En América Latina se están fortaleciendo las políticas energéticas y sociales para llegar a más comunidades y personas.

El desarrollo de empresas dedicadas a este tema es cada vez mayor, a lo que se le suman los estudios e investigaciones por parte de Universidades locales en conjunto con las de Europa. Cada vez es más grande el interés y el compromiso de los gobiernos, ya que han creado alianzas sin precedentes para que más habitantes puedan acceder a la electricidad y la calefacción.

La energía solar es un medio para calentar agua con un coste muy bajo de operación, además de ser amable con el medio ambiente y de no permitir la dependencia energética, sobre todo con los combustibles fósiles.

El potencial de ahorro que significa para un hogar usar la energía solar térmica y fotovoltaica es muy grande y es por esa razón que se han aprobado diversas medidas para facilitar a las familias el acceso a estas tecnologías. Favorecen a su vez a la economía de los más desfavorecidos. Así, los pobladores ahorran mucho gracias al autoconsumo y a la subvención para adquirir colectores solares. El Estado cumple con sus compromisos en relación a la eficiencia energética y para mitigar los efectos del cambio climático.

Chile y México son dos de los países que más están impulsando la energía solar en sus territorios. En el primer caso, se implanto una franquicia tributaria para beneficiar a las viviendas con colectores térmicos a través de una Ley Nacional. Esta busca fomentar el uso de las energías renovables y limpias en pequeña escala.

En México, por su parte, hay un gran impulso gracias a un plan que comenzó en 2013 y finalizará en 2015, donde el gobierno se compromete a aumentar en un 35% la generación de energías renovables.

energiarenov la