La Arquitectura viste de verde.

Con el paso de los años las ciudades han crecido a gran escala y se han extendido tanto que ya no hay espacio para la construcción en horizontal, y debido al aumento acelerado de la población han tenido que optar por la construcción de edificios cada vez más altos, ya sea tanto para el área comercial como para la vivienda, dejando de lado la importancia que tienen las áreas verdes para el medio ambiente.

Es importante entender por qué son tan importantes las áreas verdes. Los árboles, la hierba y vegetación son el hábitat de la vida silvestre, además de ser los encargados de limpiar el aire y proporcionar oxigeno, también previenen la erosión del suelo, absorben los contaminantes del aire y bajan las temperaturas de la superficie.

La falta de espacios verdes lleva al aumento en la temperatura del aire y al ozono troposférico, lo que conocemos como calentamiento global. Sin suelo para recibir las lluvias y filtrar el agua, los alcantarillados se sobrecargan, provocando problemas de inundaciones, así como problemas de agua contaminada que es nociva para los ecosistemas acuáticos.

La salud mental también es favorecida por los espacios verdes. Las personas que viven en las áreas verdes son menos propensas a tener trastornos de ansiedad o depresión y tienden a ser físicamente activas, lo que da como resultado la reducción de las enfermedades respiratorias como el asma, EPOC e infecciones respiratorias superiores. Algunos estudios sugieren que los espacios verdes reducen las condiciones comunes de salud incluyendo las enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer.

El uso de estos espacios para la recreación y senderos para bicicletas puede ser una solución para disminuir del uso de automóviles y los sistemas de transporte, reduciendo así el uso de combustibles fósiles y gastos de energía. Los árboles proporcionan sombra y bajan la temperatura urbana disminuyendo la demanda de aire acondicionado y como consecuencia bajan los costos de energía.

Tenemos que recuperar nuestra vegetación y una solución es la arquitectura verde, conocida también como arquitectura sostenible, eco-arquitectura o arquitectura ambientalmente consciente. Es una nueva tendencia que consiste en el diseño arquitectónico de manera sostenible, optimizando recursos naturales y sistemas de edificación provocando que el impacto ambiental que provocan los edificios sobre el medio ambiente y sus habitantes se minimice.

Los arquitectos utilizan diversas técnicas como son las azoteas verdes, jardines verticales, espacios abiertos centrales que permiten la ventilación cruzada, sistemas fotovoltaicos o generadores eólicos para cubrir las necesidades energéticas, además la impermeabilización ecológica, calefacción geotérmica, calentadores solares, así como sistemas de captación de aguas pluviales y dispositivos ahorradores de la misma. También implementan materiales constructivos de la región y usan muebles de materiales reciclados.

Un claro ejemplo es el Ayuntamiento de Chicago decidió dotar el techo de su edifico con un jardín que le permite mantener su temperatura más controlada, mejorar la impermeabilidad y reducir el gasto de energía.

La Escuela de arte y diseño Nanyang en Singapur es el edificio mas verde del mundo por su aprovechamiento de la luz natural y sus enormes jardines. La vegetación de los techos ayuda a mantener una temperatura agradable en el edificio y a recolectar agua de lluvia para regar otras zonas verdes del campus. La fachada de vidrio del edificio da un alto rendimiento energético.

También tenemos el edificio ACROS en Fukuoka, Japón, sumando los jardines de las terrazas con el parque adyacente, este complejo cuenta con 100,00 m2 de áreas verdes. Al igual que los otros edificios, el ACROS aprovecha la luz y el agua de manera eficiente y responsable.

La Academia de Ciencias de California en Estados Unidos es un complejo en donde sus edificios están diseñados para mezclarse con la naturaleza, su techo verde sostiene 60,000 celdas solares que producen el 10% de la energía que necesita para su funcionamiento. La cubierta ondulada del edificio hace que el aire circule directamente hacia el patio central, además de simular las siete colinas de San Francisco.

La adopción de esta tendencia no quiere decir que haya que demoler las ciudades completas para construir las maravillosas casas ecológicas o los majestuosos edificios verdes que podrían ser la cura de nuestro planeta, sino implementar las técnicas antes mencionadas en nuestras edificaciones ya construidas.

El impacto negativo que hemos generado en el cambio climático es ya casi irreversible, por lo que tenemos que hacer conciencia del daño tan grande que le hemos ocasionado a nuestro planeta al grado que nuestra extinción esta a la vuelta de la esquina.