El Salvador avanza en energías renovables.

Las tres cuartas partes de la energía generada en centroamérica provinieron de fuentes renovables en el año 2017 de acuerdo a los datos del monitoreo de la Unidad de Energía y Recursos Naturales de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

“Estamos en un momento lúcido”, palabras de Mónica Araya, directora de la organización no gubernamental Costa Rica Limpia. “El sector privado ha empezado a ver cómo puede hacer negocio y las nuevas generaciones se han apropiado del lenguaje del medio ambiente; ya no es solo un tema de científicos, autoridades o activistas”, agregó la especialista.

La generación de energías limpias y renovables pasó de ocupar el 52.3% de “la capacidad energética instalada” al 63.7%, precisó el presidente Salvador Sánchez Cerén. “Este logro ha sido posible gracias a los avances en la diversificación de la matriz energética nacional, con la introducción de fuentes como la solar, eólica, biomasa, biogás e hidráulica”.

Esta situación “ha permitido que la capacidad instalada total del sector eléctrico haya aumentado de 1,586.8 megavatios en 2014 a 2,084.5 megavatios en 2018, lo cual representa un incremento del 31.4%” explicó.

El Presidente salvadoreño añadió que el país se encuentra en proceso de construir más plantas de energía eólica, solar y gas natural para “sumar otros 624.2 megavatios a la capacidad instalada en el período de 2019-2021”.

Una planta fotovoltaica ubicada en el municipio de El Rosario (La Paz) inició operaciones en 2017, con una potencia de 101 MW, además se encuentran en construcción nuevas plantas las cuales sumarán 624.2 MW a la capacidad instalada en el período de 2019-2021: dos proyectos fotovoltaicos en Cuscatlán y Cabañas con capacidad de 8.5 MW que funcionará a partir de 2019; el proyecto Capella Solar (Usulután), que sumará 100 MW; el proyecto fotovoltaico de Bósforo (Guazapa) con capacidad de 10 MW; y el proyecto eólico Ventus (Metapán), de 50 MW, que funcionará a partir de 2020.

Una planta de gas natural en la occidental localidad de Acajutla comenzará sus operaciones en el 2021, con una capacidad de 380 megavatios y la presa hidroeléctrica El Chaparral en el 2022, la cual lleva un avance del 70% en su construcción.

“Continuaremos en esta ruta, avanzando con pasos seguros en el desarrollo de El Salvador, garantizando su crecimiento económico sostenible y haciendo de nuestro país un lugar más productivo, educado y seguro”, dijo el presidente.