AEROTERMIA: TECNOLOGÍA MÁS EFICIENTE EN CLIMATIZACIÓN.

La aerotermia es una de las fuentes de energía renovable que existen que, aplicada a la tecnología, nos permite climatizar una edificación de forma muy eficiente. Esta tecnología, muy utilizada en Europa desde hace décadas, se está convirtiendo en uno de los sistemas más instalados en España.

Aerotermia es una fuente de energía limpia que aprovecha la energía almacenada en forma de calor en el aire que nos rodea y que nos permite cubrir la demanda de calefacción, agua caliente y refrigeración en un local o casa.

Las bombas aerotérmicas son los aparatos que utiliza la aerotermia para funcionar, estas bombas son consideradas como una de las tecnologías más eficientes que existen para climatizar, gracias a que extraen hasta un 80% de la energía del aire para generar calor o frío.

Los principios de la termodinámica son la base para el funcionamiento de la aerotermia, transportar el calor del aire de un ambiente a otro. Mediante una bomba de calor se recupera del aire la energía térmica existente y se hace pasar por un circuito lleno de refrigerante en el que se produce un intercambio de temperaturas.

En este circuito, el refrigerante va cambiando de estado de gas a líquido con la ayuda de un compresor. Durante este proceso el gas cede su temperatura al aire o a un circuito de agua caliente al circular por el intercambiador. Mismo que se encargará de transmitir la energía generada al circuito de calefacción y agua caliente sanitaria de su vivienda.

El ahorro de una calefacción por aerotermia frente a gas natural y gasóleo puede ser entre un 25% y 50% en zonas climáticas muy frías.

La aerotermia esta incluida dentro del grupo de las energías procedentes de fuentes renovables según la Directiva Europea 2009/28/CE, siempre y cuando la bomba de calor supere el rendimiento marcado por la COP (mayor de 3)

Esta Directiva establece, que una parte importante del paquete de medidas necesarias para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero esta constituida por el control del consumo de energía en Europa y la mayor utilización de la misma procedente de fuentes renovables, junto con el ahorro energético y una mayor eficiencia energética.

La aerotermia y concretamente las bombas de calor, son una de las tecnologías más eficientes que existen en climatización. Esto es así porque obtiene hasta un 80% de la energía del aire, una fuente renovable y gratuita. Esta cualidad hace que las bombas de calor aerotérmicas multipliquen la potencia eléctrica de accionamiento del compresor, transportando calor útil de forma altamente eficiente.

Las bombas de calor ofrecen un menor rendimiento cuanto más baja sea la temperatura exterior. Sin embargo, esto no quiere decir que con temperaturas extremas funcionen peor, sólo que necesitarán mayor potencia y por lo tanto, consumirán más energía. Cuanto mayor sea la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior, la bomba de calor aerotérmica necesitará mayor potencia para asegurar su correcto funcionamiento.

Por lo tanto, a la hora de escoger una bomba de calor, tendremos que tener en cuenta la zona climática en la que vivimos y la calidad del aislamiento de nuestra vivienda.

A partir de 2019, en Europa todos los edificios de nueva construcción tendrán que ser obligatoriamente Edificios de Consumo casi Nulo, por lo que en el futuro no se requerirán bombas de calor de tanta potencia.

Otra solución muy empleada en casos de requerir una gran demanda de calefacción y ACS en una vivienda en condiciones climáticas extremas es optar por una instalación híbrida que combine bomba de calor de baja potencia con caldera de condensación a gas. De esta forma, la caldera servirá de apoyo en los días del año en los que la temperatura exterior sea demasiado baja.