Lápiz que después de ser utilizado se transforma en planta

Cada vez nos sumamos para reducir el uso del plástico en las cosas más comunes que utilizamos en nuestro día a día. Con ello la población está tomando conciencia para apostar por la sostenibilidad, vivir sin plástico y buscar alternativas más respetuosas con el medio ambiente.

Es por eso que la marca Sprout, una compañía danesa, creó un lápiz “plantable”, que si se coloca en el suelo, se convierte en nada menos que una planta.

Como funciona.

Cada lápiz contiene una pequeña cápsula con semillas. Así, cuando el lápiz se acaba, basta colocar su extremo en la tierra. A partir de ahí, pronto, los brotes comenzarán a surgir conectados al lápiz.

La idea surgió de la estudiantes del MIT (Massachusetts Institute of Technology), que creó el primer lápiz en 2013. Hoy, más de cinco años después, la empresa ha vendido 10 millones de unidades de los lápices plantables en más de 60 países.

Recordemos que se hacen por día 135 millones de bolígrafos de plástico. Por eso, en un mensaje en el sitio de la empresa, señala que cada que un lápiz Sprout se convierte en una planta, el planeta lo agradece.

Además de las semillas, los lápices de Sprout también se fabrican con madera certificada y materiales renovables.

Los clientes pueden elegir qué tipo de semillas quieren en su lápiz. Hay diferentes tipos de planta, como flores, tomate o albahaca. También hay la opción de personalizar el lápiz, con frases grabadas en la madera.

Además de los lápices para escritura, Sprout también lanzó una línea de lápices de maquillaje con el mismo principio.