La Gran Muralla Verde, el sueño ecológico de África.

África.- Alrededor de 20 países del continente africano por medio de un proyecto construyen inmenso muro con el que se están plantando millones de árboles alrededor del desierto del Sahara con el objetivo de frenar el cambio climático y ayudar a salvar el planeta.

El objetivo de esta muralla verde es combatir la expansión del Sáhara y, con el paso del tiempo, conseguir que este desierto vuelva a ser fértil y, por tanto, habitable. Este muro de 16 kilómetros de anchura, hecho de árboles y arbustos, deberá recorrer nada menos que 8.000 kilómetros y atravesará 21 países, desde Senegal hasta Yibuti.

Por lo tanto el avance de esta muralla natural es muy necesario para detener la situación. Además este proyecto va a permitir entre otras cosas recuperar varias técnicas de cultivo tradicionales que se han perdido por muchos avances, del mismo modo también pretende reincorporar varias especies de animales que se han alejado de la zona por el avance del desierto.

Se trata de una iniciativa de reforestación de proporciones épicas que se inició en 2007 y que ya ha cumplido el 15% de los objetivos que se marcó entonces: transformar las vidas de millones de personas que se encuentran en primera línea del cambio climático.

De momento, en Senegal se han plantado 12 millones de árboles resistentes a la sequía. Y en otros cuatro estados africanos (Burkina Faso, Etiopía, Nigeria y Níger) se han recuperado millones de hectáreas de tierras degradadas (3, 15, 5 y 5, respectivamente). Son solo algunos ejemplos de las medidas adoptadas durante la pasada década en las distintas naciones que participan del proyecto, entre las que también se incluyen Camerún, Chad, Yibuti, Eritrea, Ghana, Mali, Mauritania, Sudán, Argelia, Benín, Cabo Verde, Egipto, Gambia, Libia, Somalia y Túnez.

El objetivo final de este proyecto de ocho mil millones de dólares es recuperar 100 millones de hectáreas de tierra en el Sáhara, a ser posible antes de 2030. Además, se estima que este proyecto creará 350.000 puestos de trabajo. En la parte ya levantada de la muralla verde, se puede ver cómo ha brotado muchísima actividad económica. Otra ventaja adicional de este proyecto es que eliminará unos 250 millones de toneladas de CO2 de la atmósfera.